¿Cómo hacer que funcione la metodología 5S?

El principio.

Los principios son puntos de referencia inamovibles. No cambian, permanecen fijos y nos permiten guiarnos en el camino, a donde quiera que este nos lleve.

Para la ejecución exitosa de un conjunto de actividades (p.ej., dentro de la estructura sistema-proceso-procedimiento-instrucción) es un requisito indispensable contar con mediciones, es decir, con comparaciones contra algún punto de referencia. Ahora bien, el punto de referencia no hará absolutamente nada por nuestra actividad o grupo de actividades. El único trabajo de un buen punto de referencia es ser inamovible. Entonces, cuando más adecuado sea el punto de referencia que se elija para medir el desempeño durante la ejecución de un proceso, mayor probabilidad de éxito se tendrá en éste.

“Nosotros no podemos quebrantar la ley. Solo podemos quebrantarnos a nosotros mismo en contra de la Ley.”
(Cecil B. de Mille)

Durante una estancia en Japón (con apoyo de JICA), a lo largo de las visitas a más de 8 pymes, se corroboró la existencia y eficacia del principio que gobierna la metodología Japonesa de las 5 S: el trabajo en equipo. Si bien muchas organizaciones gustan de ostentar dentro de su decálogo de valores el de “Trabajo en Equipo”, muy pocas son las que lo tienen implantado en las venas de la organización. No basta con declarar: “Trabajo en Equipo: colaboramos mutua y desinteresadamente para la consecución de nuestros objetivos”, ese valor al igual que los otros que la organización haya declarado (con suerte de 2 a 4 más, nada más), debe estar interiorizado en todo el talento que colabora en la organización.

Sin un verdadero trabajo en equipo existente en la organización, la metodología 5 S nunca funcionará, y a lo más que se podrá aspirar será a tener pendones, lonas y posters llamativos por los kanjis; se mandarán a hacer playeras, camisolas o batas con un cinco y una ese, rodeadas de una ancha circunferencia con las palabras Seiri – Seiton – Seiso – Seiketsu – Shitsuke acomodadas en forma circular; se bordarán frases alusivas motivadoras en gorras y se imprimirán calcomanías para los cascos de seguridad. Se podrá implantar todo un esquema de concurso y premiación para el área o departamento que le vaya mejor en las auditorias de 5 S, pero no se habrá logrado capturar la esencia (que reside en el principio) de las 5 S. 

¿Y entonces? ¿Qué se puede hacer?

    •  Tanto los individuos como las organizaciones, antes de lanzar cualquier iniciativa de cambio, deben saber con qué nivel se cuenta actualmente, por lo tanto, lo primero es tener un diagnóstico del nivel de trabajo en equipo con el que se cuenta en la organización. No lo que nos gustaría tener o escuchar, si no con qué nivel real se cuenta actualmente.

    •  Luego, se decidir dónde se desplegará primero la metodología de 5 S. La recomendación usual apunta a decidirse por el área o departamento donde se cuente con una mayor probabilidad de éxito. Un primer éxito en cualquier iniciativa incrementa la motivación e impulsa el clima del personal hacia la sana competencia interna.

    •  En caso de no tener un experto dentro de la organización, que entienda a profundidad los principios que gobiernan en forma interna cada una de las 5 S y sus interacciones, se sugiere la contratación de un consultor externo, quien pueda orientar y apoyar el despliegue de la metodología. En Mide Mejora y Gana te podemos acompañar eficazmente en este proceso, contáctanos.

Si no se logra implantar 5 S con eficacia en la organización, la persecución de metodologías subsecuentes, usualmente más avanzadas o complejas, como Lean, Kaizen, Six Sigma, Gestión Metrológica 4.0, Modelos de Excelencia en los Negocios o ISO 9001, nunca funcionarán al 100 % ni trabajarán para la organización. Acabará siempre la organización trabajando para ellos.


  • opurata
    May 23, 2019

    This is my first comment. Great article! Thank you!


Leave a comment